Go to Top
  • No hay productos en el carrito.

La reforma del documento de control obliga a emitirlo a cargador y transportista

el “Estudio sobre la Influencia del Horario Laboral en la Salud de los Conductores” para conocer los periodos en el que los conductores de camiones de larga distancia han permanecido conduciendo bajo los efectos de la somnolencia fisiológica y, por tanto, con un potencial peligro de accidente.
Inforges Formación y Multimedia y Cronobiotech, empresa experta en la investigación de la Cronobiología (estudio de los ritmos biológicos) creada desde la Universidad de Murcia, son los autores de este estudio que ha contado con la participación de 12 empresas de transporte de mercancías por carretera de la Región.

Este estudio es uno de los primeros a nivel mundial que analiza desde  distintos puntos de vista y durante un periodo prolongado de tiempo la degradación del sistema circadiano (conjunto de elementos que controlan los ritmos biológicos). Para ello, el análisis de la información proporcionada por los tacógrafos digitales ha sido fundamental para revelar además que se trata de uno de los colectivos de trabajadores a turnos que presentan un horario más irregular.

Los resultados obtenidos han demostrado que un elevado porcentaje de los conductores conducen en zona de peligro de somnolencia durante un periodo de 24 horas, con los riesgos que ello conlleva para la seguridad vial.

Los datos estadísticos reflejan que la somnolencia y cansancio suponen la tercera causa de accidentes en España, por encima del alcohol. Además, en la Unión Europea, el 25% de los accidentes están relacionados con la fatiga o la somnolencia, mientras que un 40% de los accidentes mortales en las autopistas de EEUU se producen por esta causa.

En los últimos años han proliferado los estudios para poder establecer cómo influye en la salud los hábitos de conducción; son estudios que van más allá de la realización de encuestas que reflejan datos estadísticos. Países como Estados Unidos, Australia, Japón, Brasil o China han realizado varios estudios donde se sometían a grupos de conductores a pruebas para observar trastornos del sueño y desórdenes metabólicos a partir de biomarcadores del estado de salud, la calidad del sueño y el cansancio de los conductores mientras realizaban su labor.

La Región de Murcia, aun siendo mucho más pequeña en tamaño y recursos, representa una gran fuerza en el transporte por carretera, debido a su componente exportador de productos hortofrutícolas a toda Europa. Por esa razón, era necesario ponerse a la cabeza en la investigación de este tipo de trabajos y su influencia y repercusiones económicas y sociales.

Este ambicioso estudio, desarrollado durante seis meses, ha permitido registrar una serie de datos durante dos semanas a un total de 110 conductores, con diversos sensores que incluyen un total de 15 variables (corporales,  ambientales y de conducción) de forma ininterrumpida. Con una novedosa tecnología desarrollada en la propia Región de Murcia, se les colocó un pequeño aparato, similar a un reloj de pulsera, que recoge variables fisiológicas de los conductores durante las 24 horas del día. Además, mediante un sensor colocado en la cabina del camión se recogieron y analizaron datos de la luz y la temperatura ambiente.

Los datos así obtenidos se cruzaron con los registrados por el tacógrafo digital del que van provistos estos vehículos, lo que ha permitido saber qué actividad realizaba el conductor en cada momento. Con todos ellos se procedió al análisis de los hábitos de sueño y ritmos fisiológicos de los conductores, así como hábitos de conducción, incluyendo descanso, conducción nocturna, etc.

RESULTADOS
Los resultados, aun siendo los esperados tanto por los trabajadores, como por los empresarios del sector, no dejan de aportar luz sobre las alteraciones que producen el tipo de hábitos de conducción, dependientes de la actual normativa que regula los tiempos de conducción y descanso, sobre la salud y la calidad de sueño de nuestros conductores en la carretera.

Se ha podido establecer que existe una degradación del sistema circadiano (quien controla los patrones hormonales, metabólicos y de sueño en el organismo humano) relacionada con trastornos en los patrones de sueño: somnolencia diurna, insomnio y problemas metabólicos como obesidad, diabetes, síndrome metabólico.

También se ha comprobado que, ante la complejidad y rigidez de la normativa actual y las peculiaridades del sector, se produce una gran distorsión en los hábitos de los conductores, colocándolos en el sector más sensible en relación con el trabajo a turnos.

En cuanto a cómo afecta este estado a la conducción, se concluye que un elevado porcentaje de los conductores (83,3%) conducen en zona de peligro de somnolencia durante un periodo de 24h y lo más preocupante es que cerca de un 11% realizan gran parte de la actividad en este estado.

El descanso mejora en el domicilio particular
Además, se demuestra que se consiguen importantes beneficios cuando el descanso semanal se realiza en el domicilio del conductor, frente a aquellos descansos semanales que, en cumplimiento de la normativa, se ven obligados a realizar en ruta, produciendo aquél una mejora significativa en los niveles de descanso los días posteriores. Este factor, cobra una gran importancia ya que sólo un 30% de los descansos se producen en el domicilio del conductor.

CONCLUSIONES: Mayor flexibilidad de la legislación en cuanto a horarios

Estos resultados coinciden con una reclamación, tanto de las empresas de transporte como de los conductores, de una mayor flexibilidad de la legislación en cuanto a horarios de trabajo en el transporte por carretera.

Se debería hacer una reflexión y un análisis de los datos para adaptar las condiciones laborales permitiendo una máxima adaptación en concordancia con los patrones fisiológicos humanos. Esto permitiría mejorar tanto la seguridad, disminuyendo periodos de somnolencia, como mejorar la percepción de los propios trabajadores, ya que mejorarían los periodos de descanso.

Se puede establecer que los niveles de conducción en zona de peligro es como promedio de 2,02 horas por cada 24 horas de conducción, lo que representa que durante casi un 25% del tiempo de conducción, lo realizan en un estado poco apropiado, con el consiguiente riesgo de producir un accidente.

Descargar Estudio Completo

,