Go to Top
  • No hay productos en el carrito.

La hoja de ruta sustituye al libro de ruta en los transportes públicos de viajeros

Los libros de ruta ya diligenciados de los que dispongan las empresas, podrán seguir siendo utilizados hasta su cumplimentación definitiva.
 
La nueva ROTT ha introducido cambios sustanciales en lo referente al Libro de ruta, que pasa a ser sustituido por la Hoja de ruta, y las recomendaciones en materia de accesibilidad y seguridad; se añade la obligatoriedad de advertir la utilización de los cinturones de seguridad, así como de los riesgos y la responsabilidad que podría derivarse en caso de incumplimiento de utilizar el cinturón en aquellos vehículos que sí dispongan de ellos. 

La Dirección General de Transporte Terrestre ha emitido una aclaración sobre el uso correcto de las Hojas de Ruta en el transporte público de viajeros por carretera, tras la consulta realizada por Confebus
 
Así, todos los autobuses que presten servicios de transporte público de viajeros deberán circular provistos de la hoja de ruta y conservarla durante el plazo de un año dese que se realizó el servicio, con la excepción de:

– Los vehículos expresamente adscritos a la prestación de un servicio público regular de viajeros de uso general mientras se encuentren realizando una de las expediciones de dicho servicio.

-Los vehículos de los que dispongan en nombre propio las empresas titulares de una autorización de transporte regular de viajeros de uso especial mientras se encuentren realizando una de las expediciones contempladas en dicha autorización.
 
En todo caso, las hojas de ruta serán de libre edición debiendo contener, como mínimo, los datos relativos al servicio de transporte dispuesto en el artículo 2 de la Orden FOM/1230/2103, de 31 de mayo, por la que se establecen normas de control en relación con los transportes de viajeros por carretera, y que son los siguientes:

a) Nombre y Número de Identificación Fiscal de la empresa transportista.
b) Nombre y Número de Identificación Fiscal de la persona, empresa o entidad contratante del servicio.
c) Origen, destino y fecha de realización del servicio. En los servicios correspondientes a las clases 1º y 4º de la letra f) de este apartado deberán consignarse además las paradas intermedias que, en su caso, se hayan realizado durante el viaje.
d) Matrícula del autobús que presta el servicio.
e) Nombre y Número de Identificación Fiscal del conductor que presta el servicio.
f)  Naturaleza del servicio, conforme a la siguiente clasificación:

1º. Servicio discrecional.
2º. Servicio discrecional prestado como refuerzo de un servicio público de transporte regular de uso general (en cuyo caso habrá de identificarse el servicio que se refuerza).
3º. Servicio discrecional prestado como colaboración en la prestación de un transporte regular de uso especial (en cuyo caso habrá de identificarse el transporte en cuya prestación se colabora).
4º. Servicio turístico.

Todas las anotaciones que figuren en las hojas de ruta se escribirán con tinta indeleble, no debiendo presentar tachaduras, raspaduras o enmiendas que dificulten su reconocimiento o desvirtúen los datos allí reseñados.

Las hojas de ruta podrán consistir en un registro electrónico de datos que puedan ser transformados en signos de escritura legibles, debiendo en este caso cumplirse las condiciones previstas en el artículo 222.2 del ROTT, es decir, únicamente podrá ser cumplimentada por medios electrónicos cuando los soportes y aplicaciones utilizadas para ello permitan transformar su contenido en signos de escritura legibles y puedan garantizar la disponibilidad, integridad, inalterabilidad e inviolabilidad de su contenido.

Se añade el criterio de actuación de las autoridades hasta que no se disponga de la herramienta electrónica que facilite la Dirección General de Transporte Terrestre, por el que las autoridades que detectaren una infracción en el registro electrónico que contenga la información requerida, procederán a fotografiar el documento electrónico en cuestión a fin de adjuntarlo al correspondiente boletín de denuncia. 

PERDIDAS O AVERÍA DEL EQUIPAJE, RECLAMACIONES DE LOS VIAJEROS

La nueva ROTT suprime los antiguos artículos 3 y 4 que establecían un límite máximo de 14,5 euros por kg en las pérdidas o averías del equipaje de los viajeros. 

Por tanto, en la práctica se habrá de estar a lo dispuesto en el Reglamento UE 181/2011 en caso de pérdida o daño por accidente (1.200 euros por pieza de equipaje) o en el artículo 23 de la LOTT para el resto de supuestos (al menos 450 euros por pieza de equipaje). 

Igualmente, el nuevo artículo 89 obliga a que los contratistas de los servicios públicos de transporte regular de viajeros de uso general dispongan de aplicaciones informáticas que permitan a los usuarios acceder a un formulario para realizar las reclamaciones por medios electrónicos que, además de cumplir las características que exige el artículo, estén diseñados de tal forma que se pueda conservar un justificante de presentación.

Si se justifica por volumen de usuarios o servicios, los contratistas deberán poner los medios necesarios para que el público acceda a la aplicación informática para realizar reclamaciones en los locales en que el contratista del servicio expenda billetes y en las estaciones en que este realice paradas. Además, todas las páginas Web donde puedan adquirirse o reservarse los billetes de transporte deberán integrar un enlace directo al mencionado aplicativo. 

Esas aplicaciones y sus formularios deberán cumplir las condiciones que se señale la Dirección General de Transporte Terrestre y deberán permitir que el órgano de la Administración de transportes sobre la infraestructura o el servicio competente pueda acceder de manera directa y en cualquier momento a conocer las que hubiesen sido presentadas.
 
De acuerdo con la Disposición transitoria séptima, esas condiciones deberán publicarse por parte de la Dirección General de Transporte Terrestre dentro de los doce meses siguientes a la entrada en vigor de este Real Decreto y se da un plazo de hasta veinticuatro meses desde esa publicación de las condiciones a los contratistas de servicios regular de uso general ya existentes para tenerlas puestas en funcionamiento. Hasta entonces, valdrá con utilizar los libros de reclamaciones del artículo 3 de la Orden FOM 1230/2013 sobre normas de control en el transporte de viajeros por carretera.

Fuente Confebus