Go to Top
  • No hay productos en el carrito.

Los ataques a camiones en Francia en primera persona. Entrevista a José Antonio Hurtado, gerente de Hurtrans

entrevista José Antonio Hurtado

El ataque a camiones españoles en Francia se ha convertido en una pesadilla recurrente para muchos transportistas españoles. Es el caso de José Antonio Hurtado, quien ha visto en más de una ocasión cómo sus cisternas, que habitualmente transportan líquidos alimentarios (especialmente zumos y vinos), han sido atacadas por productores franceses en la frontera.

Mientras nuestro Gobierno condena una y otra vez estos ataques, los transportistas españoles muestran su impotencia y reclaman, cansados, más contundencia por parte de las autoridades. Yes que, tal y como declara José Antonio Hurtado, “ante situaciones así estamos indefensos, perdidos, no podemos hacer absolutamente nada.
Necesitamos respuestas rápidas y más firmes de quienes correspondan”.

En Ruta. Sus cisternas han sido atacadas en varias ocasiones por agricultores franceses. ¿Podría contarnos un poco más sobre estas desagradables experiencias?
José Antonio Hurtado. Sí, hemos vivido situaciones muy tensas, desagradables, especialmente los chóferes, que han tenido que hacer frente a momentos muy complicados, de gran estrés. Por desgracia, estas actuaciones, vergonzosas y sin sentido (en mi opinión), son muy habituales.

El primer ataque que sufrimos fue en 2006. Entonces nos vaciaron dos cisternas, perdimos aproximadamente 50.000 litros de carga. En abril de 2016, uno de nuestros vehículos fue interceptado en Perpiñán, cuando nuestro conductor se disponía reanudar su viaje con destino Alemania. Se encontró con un grupo de agricultores franceses que, tras increparle e insultarle, le impidieron subir al vehículo y terminaron por vaciar toda la carga: 25.000 litros de vino vertidos en la carretera.

En Ruta. ¿A qué se deben estos ataques? ¿Qué es lo que les dicen los productores franceses?
J.A.H. Esto viene de largo. Básicamente se quejan de que no pueden competir en precio con los productos españoles, y que peligran su intereses. Están cabreados y culpan tanto a su Gobierno como la Unión Europea. En este escenario aparecemos nosotros, los transportistas españoles, que sí o sí tenemos que atravesar Francia para llegar a nuestros destinos europeos. Somos la cabeza de turco a sus problemas. Y como el Gobierno galo no quiere enfadarlos más… pues les dejan perpetrar sus fechorías con total impunidad.

En Ruta. Es decir, que es “normal” que el chófer vea con sus propios ojos cómo le vacían la cisterna en presencia de la gendarmería francesa, que no hace nada por evitarlo…
J.A.H. Efectivamente, a esta gente, con la que no se puede razonar de ninguna manera, les sale gratis atacar a cualquier camión español, aunque la mercancía tenga como destino otro país de Europa.
Ante situaciones así, de indefensión total, no podemos hacer nada. Sentimos impotencia y desamparo.

En Ruta. Como decía, el transportista vive una situación de “gran estrés”. ¿Qué les ha dicho a sus chóferes cuando le han llamado por teléfono para contarle lo que está sucediendo?
J.A.H. Lo primero es proteger al conductor. Son momentos de gran tensión, muy violentos, en los que el propio transportista corre riesgo de sufrir una agresión por el grupo de exaltados. A veces, incluso se presentan con palos para intimidar y asustar al chófer. Por eso, siempre les digo que, ante una situación así, no pongan ninguna resistencia y que hagan todo lo que les dicen. Lo primero es salvaguardar la integridad física de la persona. En la empresa
siempre hemos procedido así.

En Ruta. En cuanto al agravio que sufre la empresa por la pérdida de la mercancía, ¿qué puede decirnos?
J.A.H. Obviamente afecta a la parte económica y, a veces, incluso puede mermar la confianza del cliente.
El vaciado de la cisterna en 2016 nos supuso una pérdida de 20.000 euros de un plumazo. Por suerte, nuestro cliente fue muy comprensivo y pudimos “salvar” la situación gracias a su seguro. Después de un año, tras la denuncia interpuesta, todavía no tenemos una respuesta en firme en cuanto a indemnizaciones.

En Ruta. ¿Cuál es el protocolo a seguir tras sufrir uno de estos ataques?
J.A.H. Inmediatamente el conductor, acompañado por la gendarmería francesa, puso la denuncia correspondiente.
También nos pusimos en contacto con el cónsul español, quien nos dijo que, aunque estos trámites llevan un proceso lento, terminarían por indemnizarnos, que estuviéramos tranquilos. Todavía estamos esperando.

En Ruta. A modo de conclusión y como empresa afectada por estos ataques en varias ocasiones, ¿qué les pediría a las autoridades competentes que hagan al respecto?
J.A.H. El transporte de mercancías a granel necesita una mayor protección. Somos un sector minoritario
dentro del transporte, quizá por eso no se nos tiene en demasiada consideración. En estas situaciones, estamos totalmente “vendidos”, no podemos hacer nada y es por eso que necesitamos apoyo y respuestas rápidas y eficaces de las autoridades y asociaciones que velan por nuestros intereses.

, , , ,