Go to Top
  • No hay productos en el carrito.

El Tribunal de Justicia de la UE tumba el requisito español de los tres vehículos para acceder a la profesión de transportista

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea tumba el requisito español de los tres vehículos para acceder a la profesión de transportista.

FROET considera un retroceso esta sentencia ya que ahondará en la excesiva atomización del sector en España.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha resuelto mediante sentencia dictada el 8 de febrero, no admitir los argumentos del Gobierno español y confirma que cualquier empresa que disponga, al menos, de un vehículo, debe poder obtener una autorización de transporte público, sin que los Estados miembros puedan establecer, como condición adicional, un número mínimo de vehículos distinto del fijado en esta disposición

El talón de Aquiles del transporte español de mercancías por carretera siempre ha sido su escasa dimensión empresarial. De hecho, de las 103.859 empresas que operan en el sector, 1.989 empresas tienen más de 25 empleados y solo 644 más de 50..

FROET junto a la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM), siempre apoyada por el Ministerio de Fomento, ha defendido históricamente la necesidad de mantener el requisito de los tres camiones para acceder al sector del transporte, vigente en España desde 1.999, con el objetivo de aportar al mercado empresas de transporte más grandes y dotadas de una mayor seguridad jurídica y económica de cara a las relaciones comerciales con sus clientes. De hecho, durante los casi 20 años que esta normativa ha estado en vigor el crecimiento del transporte español de mercancías por carretera ha sido notable, pasando de una dimensión media de 1,95 vehículos/empresa en 1.999 a los 3,34 actuales.

Consecuentemente, FROET suscribe la posición de CETM y considera un retroceso que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea haya declarado ilegal este requisito, lo que a nuestro entender traerá consecuencias dañinas imprevisibles respecto de la actual estructura y composición del sector del transporte.

Para empezar, la eliminación de este requisito propiciará la entrada masiva a la actividad del transporte de nuevos transportistas de manera desordenada, en perjuicio de los transportistas que actualmente operan en el sector del transporte y de la calidad del servicio que prestan corriendo el riesgo de convertirlo en un sector ‘sumidero’.

Además, el mercado de transportes lleva años en continuo deterioro a causa del desequilibrio existente entre la oferta y la demanda; de la escasa capacidad de negociación que tienen los transportistas a raíz de sus reducidas dimensiones; y del aprovechamiento que las empresas cargadoras hacen de estas circunstancias, en virtud de una mayor fortaleza que les permite establecer, salvo honrosas excepciones, políticas abusivas especialmente en materia de precios y plazos de pago.

Por otro lado, la posibilidad de acceder libremente al mercado de transporte también afectará a la transmisión de las autorizaciones de transporte en manos de autónomos y micro empresas, lo que va suponer un importante quebranto de su patrimonio empresarial. Por ello, la desaparición de muchas de ellas del mercado (en la actualidad hay en España 82.784 empresas de tres vehículos o menos) puede ser solo una cuestión de tiempo, lo cual además de resultar nefasto en términos de destrucción de tejido empresarial y puestos de trabajo para el sector empresarial del transporte, tendría consecuencias negativas para toda la economía española por la desaparición de la flexibilidad que siempre han aportado este tipo de empresas, así como del servicio de transporte fiable y eficaz que prestan.

El Comité Ejecutivo de la CETM, órgano en el que está representado FROET por el Vicepresidente y su Secretario General, se reunirá para analizar en profundidad el contenido de esta sentencia y sus repercusiones para el transporte español de mercancías por carretera, para lo que solicitará de inmediato la implicación del Ministerio de Fomento en aras a conseguir, respetando la sentencia, las mejores disposiciones legales para el desarrollo futuro del transporte de mercancías por carretera y te la economía española en su conjunto.

 

Antecedentes

En abril de 2017, la Comisión Europea denunció a España ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea por posible incumplimiento de la reglamentación sobre normas de acceso a la profesión de transportista, al considerar que el requisito mínimo establecido en la normativa española (3 camiones en el caso de mercancías y 5 autobuses en el caso de viajeros) para acceder al mercado por primera vez podría ser desproporcionado y discriminatorio.

El gobierno español basó su defensa en este caso atribuyendo a la “excesiva dispersión” que caracteriza el transporte español, contribuyendo a la opacidad de nuestro mercado, “lo que hace aconsejable establecer el requisito de flota mínima para ofrecer más transparencia y una mayor seguridad jurídica y económica a las relaciones comerciales entre los transportistas y sus clientes”. Además, se amparó en la previsión recogida en la reglamentación europea de que los Estados miembros pueden exigir requisitos adicionales.

Modificación del proyecto de ROTT

Tras la publicación de la sentencia por el Tribunal europeo, el Gobierno español está obligado a adoptar las medidas necesarias para poner fin al incumplimiento de la normativa europea. En caso contrario, el Tribunal podrá imponerle el pago de una cantidad a tanto alzado o una multa hasta que la sentencia sea cumplida. Ello obligará a modificar el proyecto de reforma del Reglamento de Ordenación de los Transportes Terrestres (ROTT) que tramita el Ministerio de Fomento, en concreto, lo relativo a los requisitos de acceso a la actividad del transporte por carretera, tanto de mercancías como de viajeros.

 

 

,