Go to Top
  • No hay productos en el carrito.

El transporte por carretera es, una vez más, el gran perjudicado de las protestas de agricultores

La Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM) ha expresado su profunda preocupación por las continuas interrupciones que las protestas de los agricultores están causando en el sector del transporte por carretera. La última de estas acciones, organizada por sindicatos catalanes y franceses, para el próximo lunes 3 de junio, llevará al corte de las fronteras durante al menos 24 horas, afectando gravemente a las empresas y autónomos responsables de la entrega de productos agrícolas.

El año 2024 comenzó con fuertes protestas que resultaron en el bloqueo de las principales vías de comunicación durante largos periodos, provocando pérdidas económicas significativas para el sector. Se estima que más de 20.000 camiones cruzan la frontera a diario y mantener un vehículo parado supone un coste de 600 euros al día, lo que se traduce en pérdidas diarias de aproximadamente 12 millones de euros. Además, los paros causan el deterioro de mercancías y retrasos en las entregas, incrementando las pérdidas.

«El 95% de las mercancías se mueve por carretera, incluyendo alimentos básicos, pienso para animales, medicinas y material sanitario. La demora en la entrega de estos bienes puede tener consecuencias irreparables,» afirman desde CETM.

El impacto de estas protestas no se limita a los daños económicos. Muchos conductores quedan atrapados en las carreteras sin acceso a servicios básicos de higiene y alimentación, una situación que la CETM considera inaceptable y «no es justo que los conductores tengan que soportar estas condiciones».

La CETM ha hecho un llamamiento al Gobierno español, así como a la Generalitat catalana y al Gobierno vasco, para que tomen medidas preventivas y eviten que estos cortes de carretera se prolonguen en el tiempo. El transporte no puede ser el rehén de las protestas. Debe garantizarse el derecho a la libre circulación de personas y mercancías.

La organización subraya la necesidad de encontrar soluciones que no perjudiquen a un sector vital para la economía y la sociedad, que ya ha sufrido suficientes pérdidas en lo que va del año.