Go to Top
  • No hay productos en el carrito.

El Tribunal Supremo establece que el consumo de drogas al volante es causa de despido disciplinario en el transporte de viajeros por carretera

En una sentencia del pasado 21 de febrero, el Tribunal Supremo ha dictaminado que la conducción bajo los efectos de las drogas, si se acredita mediante análisis, es motivo suficiente para un despido disciplinario en el transporte de viajeros por carretera.

La sentencia, que acaba de hacerse pública, afirma que el consumo de drogas por parte de un conductor profesional, sabiendo que va a manejar un vehículo de transporte de pasajeros, supone un riesgo para la seguridad vial y es motivo suficiente para un despido disciplinario.

En el caso concreto que motivó la sentencia, el trabajador fue multado y el vehículo inmovilizado, lo que provocó la necesidad de trasladar otro conductor, lo que provocó la pérdida del servicio, deterioro de la imagen de la compañía y perturbaciones para los usuarios y la empresa.

La sentencia concluye que el consumo de drogas por parte de un conductor profesional es una vulneración de la confianza que la empresa deposita en él y un comportamiento que puede afectar a la seguridad vial, tanto de los usuarios del servicio como del resto de conductores y viandantes.

Esta sentencia del Tribunal Supremo tiene importantes implicaciones para el sector del transporte de pasajeros por carretera y refuerza la necesidad de que los conductores profesionales sean extremadamente cuidadosos con su comportamiento al volante y se abstengan de consumir drogas u otras sustancias que puedan afectar a su capacidad de conducción.