Go to Top
  • No hay productos en el carrito.

La DGT actua con firmeza proponiendo medidas urgentes ante el aumento de la siniestralidad

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha anunciado un conjunto de medidas destinadas a reducir la siniestralidad vial en España, tras registrarse un preocupante aumento del 16 % en el número de fallecidos en carreteras durante el primer trimestre del año. Estas iniciativas forman parte de un plan de choque compuesto por ocho acciones concretas, presentadas la semana pasada por la DGT.

Enfoque en el transporte profesional y nuevos puntos de control de velocidad

Entre las medidas destacadas se encuentra el incremento significativo de la vigilancia sobre el transporte profesional. Este esfuerzo implica un aumento en la vigilancia diaria, especialmente enfocada en días laborables, con más controles de alcohol y drogas dirigidos a los conductores profesionales.

Además, se instalarán 95 nuevos puntos fijos de control de velocidad en las carreteras, con un enfoque importante en el uso de cámaras de tramo para monitorear el cumplimiento de los límites de velocidad. Asimismo, se intensificará la presencia de la Agrupación de Tráfico en autopistas y autovías, especialmente en comunidades como Andalucía y la Comunidad Valenciana, donde se ha observado un aumento significativo de fallecidos en vías de alta capacidad.

Más controles de alcohol y drogas

Otra medida relevante incluye un incremento masivo en los controles preventivos de alcoholemia y drogas. Se espera que para finales de año se realicen seis millones de controles de alcoholemia y 120,000 controles de drogas, representando un aumento significativo respecto a años anteriores.

Además, se ha anunciado un refuerzo en la seguridad de los motoristas, con campañas de control más intensivas durante los fines de semana entre junio y octubre, el uso de motos camufladas para detectar infracciones y una campaña de concienciación dirigida específicamente a este grupo.

Estas medidas forman parte de un enfoque integral que abarca tanto la vigilancia y aplicación de normativas como la colaboración con titulares de vías para identificar tramos críticos donde se puedan implementar mejoras en infraestructura.