Go to Top
  • No hay productos en el carrito.

«La movilidad es femenina» por Manuel Perezcarro Martín

El nuevo ministro de Transportes, el socialista Óscar Puente, ha manifestado, en un acto contra la violencia de género organizado por INECO -empresa pública española de ingeniería y consultoría del Ministerio de Transportes y Movilidad sostenible- que “la movilidad sostenible, sana y segura es fundamentalmente femenina”.

Yo creo que algunos políticos están perdiendo la cabeza. Se defienden determinados postulados que hay que encajar en cualquier discurso, en cualquier manifestación, en cualquier declaración, vengan a cuento o no. Y claro, esto deriva en expresiones como la del ministro Puente.

A lo mejor descubrimos -habrá que dejar pasar los cien días de rigor- que el nuevo ministro de Transportes, aparte de alguna perla como la que nos ha dejado, es un buen gestor de su departamento y, en lo que se refiere al transporte por carretera, se imbuye de los problemas que sufre, de la importancia que tiene para el desarrollo económico y social y desarrolle una política de acciones concretas que respondan a sus necesidades.

Para ello, deberá contar con el propio sector, con sus representantes, poniendo en marcha la mesa de diálogo que existe entre el Comité Nacional de Transportes y su ministerio, cuyos trabajos quedaron paralizados a raíz de la convocatoria electoral del pasado julio.

Me da miedo que las decisiones que se puedan tomar por el nuevo ministro estén mediatizadas por llevar al extremo políticas tan en boga como la movilidad sostenible, que corresponden a este ministerio, o la transición ecológica, que aun dependiendo de otro ministerio afectan al transporte por carretera directamente.

Y no digo esto poniéndome la venda antes de la herida, es que lo estamos padeciendo. En el ámbito municipal, por ejemplo, con decisiones de restricciones de acceso al tráfico rodado que dificultan o incluso impiden realizar las tareas de distribución urbana de mercancías, eliminando plazas de carga y descarga en beneficio de carriles bici y bus o creando zonas de bajas emisiones donde el vehículo de combustión tiene restringido el acceso.

Si hablamos de transporte pesado, se hace recaer sobre el mismo, de manera exclusiva, el principio de que ”el que contamina paga” enfrentándose a una posible política de ayudas al ferrocarril, con la excusa de que es más ecológico que el camión, para poderlo hacer más competitivo a costa del eficaz transporte por carretera.

El sector ha demostrado que no es negacionista respecto al cambio climático y es el primero que apuesta por la descarbonización, pero, las decisiones políticas deben tener en cuenta todas las repercusiones, no solo las positivas, sino las negativas, el coste de la implantación de las mismas y, sobre todo, si son posibles dentro de un plazo razonable. De lo contrario, como está ocurriendo, se tendrán que revisar determinadas decisiones por la imposibilidad, ya sea técnica, presupuestaria o porque han demostrado, en la práctica, ser inviables o causantes de mayores problemas que los que pretenden solucionar.

El transporte por carretera se enfrenta a muchos retos y dificultades, que por sabidos no voy a enumerar, a los que se debe dar solución de forma urgente y es el ministerio de Transportes y Movilidad sostenible el que debe acompañarle y apoyarle; por ello, deseamos el mayor de los éxitos al nuevo ministro, al que nuestros representantes ya han solicitado la primera reunión.

Manuel Perezcarro Martín | Secretario General FROET
Artículo publicado en el número 293 de la Revista FROET En Ruta

, , , , , ,