Go to Top
  • No hay productos en el carrito.

Huelga de celo del personal de aduanas en norte de Francia por el Brexit provoca colas kilométricas de camiones

El personal de aduanas de Calais y Dunkerque, dos grandes puertos franceses del Canal de la Mancha, entraron este lunes en huelga de celo, consistente en revisiones en profundidad, ocasionando largas esperas para mostrar lo que ocurrirá con el Brexit.

En varios km de la autovía A16 que conduce al túnel bajo el Canal de la Mancha, largas filas de camiones esperaban casi detenidos, a media tarde, constataron periodistas de la AFP. Un cartel indicaba que había “4 horas de espera” en la vía de acceso a la zona de control del túnel.

En Calais, las autoridades dejaban pasar con cuenta gotas a los camiones que llegaban de Dunkerque, retenidos a lo largo de 4 km y apartados en el carril izquierdo de la A16, indicó la prefectura.

“Los agentes llevan a cabo una aplicación estricta de la normativa, hacen controles más exhaustivos”, explicó a la AFP David-Olivier Caron, secretario general del sindicato CFDT-Douanes, que convocó este movimiento junto con los sindicatos CGT y Unsa.

“El Brexit es un catalizador de un malestar más profundo, la dureza del trabajo, la peligrosidad y la naturaleza de nuestras tareas”, agregó, pidiendo ser recibido por el ministro francés de Acción y Cuentas Públicas, Gérald Darmanin.

Según él, unos 300 agentes trabajan en Calais (en el puerto y en el Eurotúnel) y una sesentena, en Dunkerque.

La intersindical reivindica un alza de salarios para las horas de noche, una revalorización del plus por peligrosidad y más agentes adicionales para el Brexit, precisó Philippe Bollengier (CGT).

“Si Gran Bretaña se convierte en un país tercero (Fuera de la UE), habrá controles más profundos. Aquí tienen la plena demostración de lo que ocurrirá: calculamos que los efectivos suplementarios de 700 agentes para el conjunto de Francia son insuficientes”, indicó.

“Reinstalar una frontera con muy pocos medios suplementarios supondrá un gran esfuerzo”, agregó por su parte Vincent Thomazo, secretario general de Unsa-Douanes.

“Pasamos controles caninos y luego las aduanas. He esperado cuatro horas y aún me quedan tres o cuatro más. Un colega mío, que acaba de pasar, ha esperado entre seis y siete horas”, declaró a la AFP Daniel Maracescu, un conductor de Rumania.

Entre 5.000 y 7.000 camiones de gran tonelaje transitan cada día por el túnel.

Fuente: www.swissinfo.ch